Transmision del Virus de Influenza

Share this post

Los agentes causantes de las enfermedades infecciosas pueden ser transmitidos de diversas maneras incluyendo: contacto directo, gotitas de saliva o secreciones respiratorias, aérea, a través de vectores y fomites. En el caso de la influenza el modo de transmisión es primariamente a través de gotitas de secreciones respiratorias. Este tipo de transmisión se refiere a que cuando hablamos, reímos, tosemos, estornudamos etc. producimos gotas de saliva cargadas de agentes infecciosos los cuales son expulsadas hasta una distancia de aproximadamente 1.8 metros (3 a 6 pies) antes de caer al suelo o otras superficies horizontales y no ser aerosolizadas nuevamente. Estas gotas pueden impactar en la cara, mucosa nasal, mucosa bucal o conjuntiva de otra personas que se encuentren a la distancia antes mencionada siendo capas de inocular el virus e iniciar el proceso infeccioso. Alternativamente, el virus puede ser transmitido a través del contacto con secreciones respiratorias cargadas de partículas infecciosas que han sido depositadas en las superficies sólidas (mesas, manijas de puertas, pasamanos, juguetes, etc.) al estornudar sobre ellas o en nuestras manos o tocarlas después de tocarnos la nariz, las cuales una vez contactadas por las manos de personas susceptibles son inoculadas por sus dedos al tocarse la cara, la nariz, etc. Dependiendo de la característica de la superficie (tela, superficie poros o no porosa) y de las características ambientales (temperatura y humedad), el virus de influenza puede todavía contaminar nuestras manos por periodos de minutos a 24 horas mas o menos. Existe alguna evidencia de que en ciertas circunstancias el virus de la influenza puede ser transmitido por aerosoles. En este tipo de transmisión, gotas muy pequeñas (menores de 5-10 micrones de diámetro) son producidas de la misma manera que se mencionó para el caso de transmisión por gotas pero al ser muy pequeñas pueden permanecer sostenidas en el aire por tiempos muy prolongados (horas) y pueden ser transportadas largas distancias por corrientes de aires y a través de los sistema de ventilación. Este tipo de transmisión es la descrita en el caso de tuberculosis.

De lo dicho podemos concluir lo siguiente:

a. Distanciamiento es importante: A menos que usted este muy cerca de la persona infectada, esta persona no podrá transmitir la enfermedad a usted. Si usted, estando enfermo, no se pone en contacto con otras personas, la transmisión no es posible.

b. Lavarse las manos frecuentemente es aconsejable y el uso de geles alcoholados es suficiente y tan efectivo como el uso de agua y jabón.

c. Evite tocarse la nariz, ojos y boca sin lavarse las manos

Con respecto al uso de mascara: el uso de mascara ha sido un estándar en el cuidado de pacientes con influenza en los centros de salud. Los estudios que han tratado de evaluar el uso de mascara en la comunidad como manera de prevenir la transmisión de influenza han arribado a conclusiones diversas y en la mayoría de los casos sugieren no efecto protectivo. Esto puede explicarse de diversas maneras: incertidumbre acerca de la contribución proporcional de las diversas maneras de transmisión (gotitas, aerosol, contacto), el uso de mascarilla puede no haber sido consistente o no haber empezado y haberse mantenido el tiempo necesario ( recordemos que la transmisión del virus puede empezar antes de darse manifestaciones de la enfermedad, que muchos pacientes tiene una enfermedad muy leve que puede pasar desapercibida y que la excreción del virus en secreciones, particularmente, pero no limitado, en pacientes immunosuprimidos, puede continuar por cierto tiempo después de desaparecer los principales síntomas de enfermedad). Finalmente otro elemento que puede explicar el porque no se ha podido demostrar efectividad con el uso de mascarilla es que siempre debe combinarse con otras medidas como lavarse las manos, etc. Conclusión: el uso de mascarilla puede dar un falso sentido de seguridad, sobre todo si no se acompaña de otros métodos; la misma mascarilla no debe ser utilizada por largos periodos de tiempo (si la usa, utilícela cuando usted se va a acercar al paciente con enfermedad, quítesela al terminar el contacto, y lávese las manos), el paciente puede usar la mascarilla pero solo si el va a entrar en contacto con otras personas (uso prolongado de la mascarilla, especialmente cuando se esta enfermo es difícil), pero el paciente debe limitar el contacto con otras personas mientras esta enfermo. Si usted esta enfermo, el quedarse en su casa es lo aconsejable y el salir con mascarilla no es un equivalente de protección hacia las otras personas.

]]>

Share this post


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!