Los Tulipanes Virales: La Primera Burbuja Especulativa

Share this post

Aunque los tulipanes son típicamente asociados con los países europeos, especialmente los llamados Países Bajos, el origen de esta hermosa flor se ubica en Asia occidental y Central donde probablemente era cultivada desde el siglo X. Fueron traídos a lo que ahora es conocido como Turquía por tribus nómadas. En las postrimerías del Siglo XVI a el Embajador Aleman Oghier Ghislain de Busbecq, ante Suleiman el Magnifico del Imperio Otomano le obsequiaron una serie de bulbos de esta planta. De regreso a Europa este se las entrega como regalo al Emperador Romano Ferdinand I y al botánico Carolus Clusio quien a su vez las lleva a Holanda cuando es nombrado Profesor de Botánica de la Universidad de Leiden en 1593. De allí en adelante los tulipanes ha sido asociados con Holanda, país que pose la mas importante industria de producción de esta planta que es la tercera flor mas conocida del mundo después de las rosas y los crisantemos. Actualmente existen alrededor de 3000 variedades de tulipanes distribuidas en 15 clases.

Entre 1634 y 1637, periodo que coincide con la Época de Oro Holandesa, llamada así por el florecimiento del comercio, ciencia, artes y poder militar holandés, esta hermosa flor de un intenso color no vista en otra flor de la época y que solo dura 3 a 7 días disparo una de las primeras locuras especulativas de la historia. Los bulbos y flores de tulipán, con su gran variedades en color, rápidamente se convirtieron en un elemento de lujo y estatus económico especialmente con la aparición de flores de variados colores con betas blancas o amarillas en formas de llamas y otras figuras arabescas resaltando en el fondo rojo o purpura de la flor original que se convirtieron en variedades muy buscadas. Estas variedades se les dieron nombres majestuosos como “General de Generales” o “Almirante” aunque el mas costosos de todos y por supuesto altísimamente codiciado fue el llamado “Semper Augustus”. Lo que no se sabia en la época, era que la causa de que algunas plantas de tulipanes dieran estas flores con betas de colores, era un virus: el virus mosaico del tulipán. El virus mosaico del tulipán pertenece al genero Potiyvirus (cuyo nombre deriva del virus mas típico: Potato virus Y) y a la familia Potyviridae. Son virus sin envoltura y que poseen una sola molécula lineal de ARN en sentido positivo. Se cree que estos virus evolucionaron entre 6,000 y 7,000 años atrás. El virus mosaico del tulipán (conocido en inglés como Tulip Breaking Virus o TBV) también afecta a los lirios. El virus produce una redistribución de los pigmentos de antocianina epidérmicas y su segregación en rayas irregulares, barras, rayas gruesas, manchas, o “llamas”. Entre las rayas y estrías aparecen manchas de color blanco puro o amarillo. Tanto los sépalos como los pétalos son afectados . Frecuentemente esta interrupción del color ( color “roto” o “break”)  está restringido a pinceladas en los márgenes y las puntas de los pétalos y sépalos. Las flores de color rosa, rojo y púrpura desarrollan cambios de colores llamativos. Aquellos de color oscuro desarrollan rayas aún más oscuras. Los tulipanes blancos y amarillos, sin embargo, no se rompen porque no tienen pigmentos antocianinas.

 

Semper Augustus

Semper Augustus

Admirante van der Eijck

Admirante van der Eijck

La planta de tulipán puede reproducirse a partir de la semilla (proceso que lleva 7 a 12 años) o del bulbo. El bulbo a su vez puede dar origen a semillas y a dos o tres retoños de bulbo. Estos retoños de bulbo se convertirán en plantas en un termino de tiempo de entre uno y tres años mientras que el bulbo original (o madre) durara solo unos pocos años. Los virus mosaicos, por su parte afectan al bulbo pero no a las semillas. Sin embargo la belleza de la flor de tulipán aumentada por la infección de este virus tiene su precio biológico: la vida del bulbo y planta será mas corta y al desaparecer, también lo hará esa variedad en particular, además la capacidad de reproducción del bulbo también será menor. Por lo tanto podemos decir que facilitara las condiciones para el desarrollo de la burbuja especulativa: alta demanda, poco producto disponible, un grupo de individuos dispuestos a pagar una buena cantidad de dinero por algo que le ofrecerá cierto status social y un sueno de gran retorno económico. Para completar el escenario, la peste bubónica afecto a Holanda entre 1635 y 1636 diezmando a la población (con una perdida de aproximadamente 20 % de la población) y disminuyendo de manera significativa la mano de obra disponible.

Hasta 1634, el comercio de tulipanes era realizado por cultivadores profesionales, pero los especuladores entran en acción a finales de ese año. El comercio con los tulipanes tenia dos faces: entre abril y mayo se vendían y comercializaban las flores de tulipán y entre julio y septiembre se hacia el comercio y entrega de bulbos. ¿Que se hacia el resto del año?: se comercializaba a futuro. Se realizaban contratos notariados de los bulbos y sus retoños que serian entregados a futuro. Se llego a producir una verdadera especulación financiera mediante notas de crédito con promesas a futuro. Es lo que se dio a llamar “Windhandel” o “negocio del aire”. Algunos bulbos individuales podían ser revendidos “a futuro” hasta 5 y 10 veces en un dia  por hasta diez a veinte veces su valor de compra. Todo el mundo, independientemente de las clases sociales a la que pertenecía , quiso aprovechar el momento y se endeudaron esperanzados en tener grandes ganancias en un mercado impulsado por la moda y las promesas de grandes ventas hacia Francia y el resto de Europa. El comercio fue tan amplio, que los comerciantes se reunían en tabernas en grupos llamados “college” (colegios) donde el intercambio comercial se realizaba solo sujeto a mínimas regulaciones. El comprador debia pagar un cantidad inicial de 2.5 % del costo por comercializacion y los contratos eran entre individuos (no protegidos por la bolsa). Para 1636 el bulbo de tulipán se había convertido en el cuarto producto de exportación de los Países Bajos – después de la ginebra, el arenque y el queso. Para tener una idea de la magnitud del esta burbuja económica, en el siglo XVII un trabajador podría llegar a ganar 150 florines al año. En 1635 se vendieron 40 bulbos por 100,000 florines. Un bulbo de tulipán llegó a ser vendido por el precio equivalente a 24 toneladas de trigo. El récord de venta lo batió el Semper Augustus: ceca de 6,000 florines por un solo bulbo!

La burbuja exploto rápidamente (Febrero de 1637).  Las prediciones de grandes ventas en Francia no se dieron. los precios de los tulipanes se desplomaron y los acuerdos no se respetaron y como suele ocurrir en estos caso algunos ganaron y otros perdieron.

 

                                                                                   

                                                          

 

Virus…divino tesoro.

]]>

Share this post


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!