Historia Breve 2: El Mal del Rey y el Toque Real

Share this post

“Sí señor. Una multitud de enfermos le espera para sanarlos. Su enfermedad confunde las técnicas más avanzadas de la medicina moderna, pero cuando las toca, sanan inmediatamente por el poder que le ha concedido el cielo”dice el doctor y Malcom responde:

“Se llama el mal. El tacto curativo de Edward es un milagro que lo he visto realizar muchas veces durante mi estancia en Inglaterra. ¿Cómo recibe estos regalos del cielo?, sólo él puede decir. Pero cura a las personas con condiciones extrañas, todas hinchadas, plagadas de úlceras y lástimas de mirar, pacientes que están más allá de la ayuda de la cirugía, poniendo una moneda de oro alrededor de sus cuellos y diciendo santas oraciones sobre ellos”

Lo anterior pertenece a la 3 escena del cuarto acto de Macbeth, la famosa obra de Shakespeare y describe una practica real que data desde los tiempos de la Edad Media. Aparentemente iniciada por  el Rey Eduardo (Edward) “El Confesor”en Inglaterra y en Francia por el Rey Felipe I (Phillip I) con evidencia de la existencia de esta practica por lo menos desde el siglo XII y con extension hasta el siglo XVIII.

La tuberculosis es una enfermedad muy antigua que ha afectado a todas las civilizaciones existiendo evidencia de su existencia en restos arqueológicos desde la época del neolítico en Eurasia y África y en los amerindios por lo menos desde el año 800 AC.

Aunque la mayoría de las personas están familiarizadas con la idea que la tuberculosis es una enfermedad pulmonar lo están menos de sus múltiples manifestaciones extra pulmonares, una de la cuales es la escrófula. Esta se refiere a la inflamación crónica de los ganglios linfáticos, en especial del cuello y que en la mayoría de los casos es producida por la infección tuberculosa. Estos pacientes muestran masas que pueden ser visibles a simple vista, usualmente en cuello y sub-mandibulares y que pueden a su vez afecta la piel y producir ulceraciones y fistulas con drenaje de material purulento o caseoso. No es frecuento hoy en día pero fue muy frecuente en el pasado. Como muchas enfermedades en el pasado (y también otras en el presente), la curas mágicas y milagrosas fueron invocadas. Y una de ellas fue el toque real siguiendo una larga historia de curación por medio de curanderos a través de tocamientos. En este caso, se consideraba que el rey, siendo representante de Dios en la tierra y como demostración de que su poder derivaba de dios, podía curar la enfermedad con solo depositar su manos sobre el enfermo.

De esta manera se organizaron ceremonias especiales para que el rey procediera a sus tocamientos milagrosos y la enfermedad paso a ser conocida como “El Mal del Rey” y su cura como “El Toque Real”. Posteriormente, en el siglo XIV, se considero que la cura también podía ser obtenida por el contacto con una moneda tocada por el monarca que tenia la imagen del Arcángel Miguel matando un dragón y por lo tanto paso a conocerse como el ángel.

Estos reyes llegaron a tocar a muchas personas. Se calcula por ejemplo que para el momento de su muerte en 1683, Carlos II (Charles II) había tocado mas de 92,000 personas. La reina Ana (Anne) fue la ultima en utilizar esta practica en Inglaterra ya que la misma fue abolida por el Rey Jorge I (George I) en 1714. En Francia sin embargo continuo hasta 1775.

Cuantos de estos casos fueron tuberculosis o correspondían a otras enfermedades obviamente es asunto de especulación. A pesar del poder real, no todos los reyes fueron inmunes a la enfermedad y Eduardo VI de Inglaterra y Carlos IX de Francia sufrieron y murieron presumiblemente de tuberculosis.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!