Esa fe que nos hace creer cosas que no son verdad

Share this post

El brote de sarampión  mas grande en lo que va de año en los Estados Unidos se produjo en Arizona en donde se identificaron 22 casos a partir de Mayo del 2016. Aunque no parezca un numero muy grande, si lo ponemos en perspectiva para el momento de inicio de dicho brote, el total de casos en todo el país era de solo 19. Por lo tanto este brote en esencia duplico la casuística. Debemos recordar que el sarampión fue considerado erradicado de los Estados Unidos en el año 2000. Sin embargo desde hace ciertos años hemos visto brotes anuales de sarampión introducidos al país desde otras regiones del mundo.

  El estudio de estos brotes demuestra que los mismos han sido facilitados o han estado estrechamente asociados a la falta de vacunación. De hecho el brote actual de sarampión en Arizona fue iniciado a partir de un inmigrante detenido pero fue amplificado a través de empleados del centro de inmigration que no habían sido vacunados.  Y es que vemos con preocupación una tendencia cada vez mayor por parte de los padres de evitar administrar vacunas a sus hijos.

La Academia Norteamericana de Pediatría publico este año una encuesta realizada en el 2013 a pediatras en los Estados Unidos sobre las practicas de vacunación y la ha comparado con una encuesta similar hecha en el año 2006. Esta encuesta revela algunos datos interesantes:

1.     La proporción de pediatras que reportan padres que rehúsan vacunar a sus hijos se ha incrementado del 74.5 % al 87 % (p <0.001).2.     Se percibe que los padres que rehúsan vacunar a sus hijos lo hacen bajo la creencia de que las immunizaciones son innecesarias ( 63.4 % vs. 73.1 %  – P = 0.002).

3.     El 18 % de los padres pide retrasar la administración de por lo menos una vacuna fuera de su tiempo regular o establecido.

4.     Los Pediatras perciben que las razones para retrasar la administración de las vacunas es debido a la potencialesmolestia causadas  al niño (75 %), y el miedo de que muchas vacunas al mismo tiempo puedan representar una carga demasiado grande para el sistema inmune del niño.

5.     En el 2006, 6.1 % de los pediatras reportaron haber excluido siepre de su consultas a padres que rehúsaban la vacunación y para el 2013 este numero aumento a 11.7 %  (P = 0.004).

El escepticismo y rechazo contra las vacunas no es un fenómeno nuevo.  En el Reino Unido el Acta (o Ley) de Vacunación de 1840 prohibió la variolizacion e instauro la vacunación gratuita contra la viruela. El Acta de Vacunación de 1853 hizo de la vacunación un acto obligatorio para niños menores de 3 años, la cual fue extendida mediante el acta de 1867 a niños menores de 14 años.  Para los padres que incumplían la ley estaban previstos penas impositivas y de prisión.  Esto dio pie a enormes reclamos por parte de la sociedad, incluyendo una serie de protestas violentas y masivas en contra de lo que se consideraba un intento de gobierno de entrometerse en áreas protegidas por las libertades civiles tradicionales a pesar de que fuera en nombre de la salud publica.  De estas protestas surgela formación de la Liga Contra la Vacunación y de  La Liga Contra la Vacunación Compulsiva. Tal fue la presión que una nueva Acta de Vacunación en 1898 empieza a permitir certificados de excepción para la vacunación.

En los Estados Unidos la actividad anti –vacunas se incremento también hacia finales del siglo XIX y nuevamente a finales del siglo XX hasta los actuales momentos, con una serie de objeciones muy similares entre uno y otra época.

Actualmente existen una serie de conceptos detrás de la negativa a aceptar las vacunaciones.  Estos incluyen:

1.     Impresión de que las vacunas no son necesariasporque las enfermedades que previenen son raras o no lo suficientemente graves.

2.     Conceptualización de que las vacunas producen una serie efectos adversos: autismo con la vacuna triple viral (sarampión, rubeola papera), daño cerebral ( vacuna difteria-pertussis-tétanos).

3.     Interés crecientes en productos naturistas o “naturales” . Movimiento creciente para reducir las denominada “toxinas” y hacer nuestras vacunas mas verdes.

4.     Percepción que las vacunas en general producen mas daño que beneficio.

5.     Percepción de que el sistema inmunológico de niño no es capaz responder adecuadamente a un numero alto de vacunas administradas al mismo tiempo o en con breves periodos de separación.

6.     Por supuesto, falta de confianza en la empresa farmacéutica y en el gobierno. Convencimiento de que existe una relación inapropiada entre esa industria y entes o personeros gubernamentales.

Las vacunas con seguridad están sufriendo, de manera paradójica, de su propio éxito. Ni los nuevos padres, ni lo médicos de generaciones mas recientes han visto o sufrido en la cercanía los efectos de muchas de esas enfermedades que son devastadoras y con alto potencial de complicaciones o muertes y que son prevenibles con el uso de estas vacunas. Sírvanos de ejemplo el sarampión y la poliomielitis.

El sarampión es una enfermedad viral, altamente transmisible. La mortalidad de esta enfermedad es de 1-3 por 1,000 casos, siendo neumonía, que ocurren entre 1-6 %, de los casos de sarampión, la causa mas común de fatalidad como complicación de este virus. Otras complicaciones incluyen otitis media (7-9 %), diarrea (8 %), encefalitis post-infecciosa (1 de cada 1,000 a 2,000 casos de sarampion), pan encefalitis esclerosante subaguda ( 4-11 casos por cada 100,000 casos).

El sarampión era responsable de un promedio de 500,000 casos por año en los Estados Unidos en la época previa a la vacunación. Para el año 2002 se había logrado la erradicación de la enfermedad en las Américas (significando con ellos haber logrado interrumpir la transmisión de la última cepa endémica del virus del sarampión en el continente.

La poliomielitis por su parte es una enfermedad altamente contagiosa causada por tres serotipos de virus de polio que es capas de infectar a prácticamente cada persona en determinada población en ausencia de vacunación.  Sin  un programa de control de la enfermedad1 de cada 200 niños sufriría parálisis (la mayoría con discapacidad permanente) y 5-10 % de los pacientes morirían.

Estos son solo dos ejemplos.  De acuerdo a la información que maneja UNICEF, la mortalidad infantil actual anual asociada a enfermedadesque son por otra parte fácilmente prevenibles con vacunas incluyen 195,000 muertes debido a infección conpertussis, 199,000 de Haemophilus influenzae grupo B, 476,000 de enfermedad por neumococos, 453,000 de rotavirus, y todavía 118,000 muertes por sarampión.

Así pues no existe duda, por lo menos en mi opinión, de que las vacunas son altamente efectivas. ¿Pero son seguras? ¿No son responsables de muchos efectos colaterales o secundarios. Incluso de muerte?

Esta claro que toda intervención medica puede causar efectos indeseados y ellos no excluye a las vacunas.  Así que veamos el caso de la vacuna de sarampión (o en este caso vacuna triple viral) una de las vacunas que ha recibido mas criticas en la comunidad.

En el caso de la vacuna del sarampiónla mayoría de los efectos adversos son leves y de corta duración e incluyen dolor, erupción, etc. Fiebre de 39. 4° C o mas (>103° F) ocurre en aproximadamente 5-10 % de los vacunados entre el día 7 y 12 después de la vacunación y existe un riesgo de convulsionesasociada con la fiebre en pacientes vacunados tres veces mayor a la tasa usual de convulsiones asociadas con fiebre en pacientes no vacunados. Esta tasa es menor sin embargo que la asociada con la enfermedad natural y no predispone a procesos convulsivos posteriores.

La encefalitis post-infecciosa, que dijimos que ocurre con la enfermedad natural a una tasa de 1-2 por cada 1000-2000 casos, ocurre con la  vacunación a una tasa de 1 caso por cada millón de vacunas administradas.

La encefalitis esclerosante subaguda que ya mencionamos que ocurre en 4-11por cada 100,000 casos de sarampión no ocurre con la vacuna.

Finalmente tenemos la supuesta relación con autismo reportada por el Dr. Andrew Wakefield y sus colegas en un articulo publicado en la revista británica The Lancet en 1998. En dicho articulo el Dr. Wakefield reportaba el seguimiento hecho a 12 niños con desordenes de comportamiento (9 de ellos autistas) e indicaba que después de realizar estudios del tracto gastrointestinalse encontró inflamación del mismo. Su teoría era que la vacuna triple viral producía un trastorno inflamatorio intestinal que permitía la liberación de toxinas que finalmente conducían al autismo.  Así surgió esta gran controversia o mito de que la vacuna triple viral causa autismo. A partir de allí los niveles de vacunación con la la vacuna triple viral cayeron significativamente en Gran Bretaña(dando origen a un numero mayor de infección natural con sarampión).  En el 2004 el periodista Británico del Sunday Times Brian Deer publico información que dieron a entender que el Dr. Wakefield tenia conflictos de interés no declarados, había manipulado evidencia y roto reglas éticas. El articulo del Dr. Wakefield fue retraído por fraudulento por parte de The Lancet ese mismo año y Walkefield fue encontrado culpable de mala conducta profesional por el General Medical Council en Gran Bretaña y se le ha suspendido de la posibilidad de practicar medicina en ese país.

Desde entonces múltiples estudios epidemiológicos han confirmado que la administración de la vacuna triple viral no causa autismo.

Pero veamos otros aspectos de la resistencia al uso de las vacunas. Ella tiene que ver conlos posibles efectos nocivos de otros componentes de las vacunas como preservativos, etc. que ha surgido en paralelo con el llamado movimiento verde (el llamado “Green Vaccines” o vacuna verdes y que aboga por la eliminación de “toxinas” de las vacunas. Estas posibles toxinas incluyen mercurio, aluminio y formaldehido.

El timerosal es un preservativo basado en mercurio utilizado en vacunas de múltiples dosis para prevenir el crecimiento de gérmenes como bacterias y hongos que pudieran contaminar el producto y producir infección en aquellos que reciban la vacuna. El  timerosal es descompuesto o metabolizado rápidamente a etilmercurio y tiosalicilato.  El uso de timerosal en concentraciones de 0.001 % (o 1 parte por 100,000) a 0.01 % (1 parte por 10,000) es efectivo en prevenir el crecimiento de gérmenes. Un vacuna que contiene timerosal en concentración de 0.01 % contiene el equivalente de 50 microgramos de timerosal por dosis de 0.5 mL o aproximadamente 25 mcg de mercurio.

Por supuesto el hecho de que contenga un tipo de mercurio es causa de preocupación pero tenemos que entender que no todos los mercurios son iguales. El mercurio es un elemento natural que se puede encontrar en tierra, agua, plantas y animales. Podemos ser expuesto a metilmercurio o etilmercurio.

El primero, metilmercurio puede ser neurotóxico si somos expuestos a altas dosis. Este es el mercurio que se encuentra en ciertos tipos de peces. Existen regulaciones destinadas a mantener niveles bajos de este tipo de mercurio tanto como sea factible o posible del ambiente  en que vivimos o  de los alimentos que consumismos.

El etilmercurio, que es el presente en el timerosal, por el contrario es eliminado rápidamente del cuerpo humano  y por lo tanto no se concentra en el ni adquiere niveles tóxicos.

Aunque el timerosal puede causar reacciones menores en pacientes vacunado tales como enrojecimiento e inflamación de la piel en el área de inyección estas reacciones son transitorias y como dije antes menores.  No se reconocen efecto serios con el uso de timerosal y no hay evidencia de que cause autismo o ningún otro tipo de trastorno neurológico.

Respondiendo a la creciente preocupación de la comunidad por el uso de timerosal y a pesar de lo expuesto anteriormente el producto fue eliminado del uso o disminuido a concentraciones mínimas(lo cual significa < 1 mcg) de vacunasadministradas a niños menores de 6 años en los Estado Unidos (excepto de la vacuna inactivada de influenza aunque también existe una sin timerosal). Sin embargo su uso continua en vacunas usadas en otras partes del mundo debido a que es un preservativo efectivo y seguro y garantiza un costo razonablemente bajo de la vacuna en mediante su uso en aquella en frascos de múltiples dosis.Las miradas se dirigieron después al hidróxido de aluminio el cual ha sido usado como adyuvante en muchas vacunas por mas de 80 años. Los adyuvantes son sustancias o preparados químicos que, incorporados al antígeno o inyectados simultáneamente con él, hacen más efectiva la respuesta inmune induciendo un mayor nivel de anticuerpos específicos.  Esto permite el uso de menor cantidad de vacuna y menos dosis.La quejas sobre el uso de aluminio tiene que ver con problemas neurológicos potenciales nunca demostrados.  No solo que estas quejas contra el uso de aluminio en vacunas no han sido demostrados sino que:1.     El aluminio es el tercer elemento mas abundante en el planeta (después del oxigeno y silicón). Se encuentra en plantas, tierra, agua y aire. Algunas plantas como ciertas plantas de te, orquídeas y gramas de hecho acumulan aluminio!

2.     El aluminio se encuentra en diversos alimentos y bebidas incluyendo frutas, vegetales, cervezas, vino, cereales, productos lácteos, etc. Un adulto típicamente ingiere 7-9 miligramos de aluminio por día.

3.     El aluminio se encuentra en productos médicos diversos como antiácidos, aspirina y antisudorales.

Ahora biencon los esquemas de vacunación actuales el lactante recibe 4.4 miligramos de aluminio en los primeros seis meses de vida debido a las vacunas administradas. En el mismo periodo de tiempo un lactante alimentado con leche materna ingiere 7 miligramos, si es alimentado con formula 38 miligramos, y si se le administra formula de soya ingiere casi 117 miligramos de aluminio.

Aunque es lógico buscar los métodos mas seguros para la preparación de vacunas y estimulación del sistema inmune pareciera entonces que si alguien tiene preocupación con el uso de aluminio como adyuvante en las vacunas debe volver su vista y preocupación a otras áreas.

Finalmente mencionemos el Formaldehido.

¿Que es el formaldehido? Es un gas incoloro con fuerte olor que contiene un átomo de carbono, dos de hidrogeno y uno de oxigeno (CH20). Tiene actividad antibacteriana y fungicida. Es utilizado en muchas industrias incluyendo la textil, en la producción de adhesivos y resinas, en la producción de alfombras, etc.

Pero también es un bio producto natural y nuestro cuerpo lo genera como parte de nuestro metabolismo. Tan es así que nuestra concentración usual  y normal en sangre es alrededor de 2-3 μg por gramo de sangre. Consideremos además lo siguiente como ejemplo: una pera, de esas divinas que usted se come, contiene aproximadamente 60,000 μg de formaldehido de manera natural.

El formaldehido es utilizado en la industria de producción de vacuna para matar o inactivar antígenos. No es utilizado en vacunas a virus vivos sino en las las llamadas vacunas inactivadas como la de la hepatitis B, difteria y tétanos, vacuna inactivada de polio etc. y usualmente se encuentran en dosis entre 0.3 y 100 μg por dosis.  Recordemos nuevamente esas  peras: 60,000 μg! Si tomamos en cuenta el esquema de vacunación recomendado paraniños de 0-6 años de edad recibieran en total en ese periodo de tiempo 1.824 μg o 1.8 gr de formaldehido.  Recordemos otra vez la pera: 60,000 μg o 600 gr!  Finalmente mencionemos que por supuesto estos niveles de formaldehidos (tanto el de la pera cuando lo ingerimos o el de la vacuna cuando se nos administra) es rápidamente metabolizado (en horas) y eliminado en la orina o a través de la respiración.

En conclusión pareciera que el apelativo de toxico que se ha querido adosar al uso de vacunas es muy inexacto y engañoso y pareciera también que después de todo nuestras vacunas no dejan de ser tan verdes.

Mark Twain decia que ” Fe es creer en algo que sabemos que no es verdad”

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!