Epidemia de Influenza en Venezuela

Share this post

Actualmente Venezuela atraviesa por una epidemia de Influenza y visto a la distancia, pareciera que existe mucha incertidumbre sobre la magnitud del brote y la repuesta individual y colectiva al mismo. Técnicamente, si el numero de casos reportados de una enfermedad en una comunidad es mayor que el numero de casos esperados (basado el los reportes históricos, etc.) estamos frente a una epidemia. Lo observado actualmente en Venezuela parece corresponderse a una epidemia. La pregunta es: que tan inusual? Estamos viendo algo fuera el esperado en el caso de influenza? La influenza estacionaria en los países de clima templado produce aumento de casos de la misma durante los periodos mas fríos del año (el invierno), en los países de clima tropical o subtropical, la enfermedad de influenza tiende a tener una conducta mas constante (con caso durante todo el año) que tienden a incrementarse con los periodos mas fríos o de lluvias. Estos brotes anuales tiende a afectar a una proporción grande de la población (5 a 20 %) Durante las pandemias de influenza, el virus productor del mismo suele desplazar a los otros virus imperantes y permanecer en circulación después de haberse superado la pandemia. Así, el virus H1N1 de la pandemia de 1918 fue sustituido por el de la pandemia de 1957-59, la llamada gripe asiática (H2N2) y este por el de la pandemia de 1968, la llamada gripe de Hong Kong (H3N2). El virus H1N1 reapareció y siguió circulando a partir de 1976 (Gripe Rusa, Russian Flu). El virus de la pandemia del 2009 (2009 H1N1 de origen porcino) ha seguido circulando, no de manera exclusiva pero con co-circulación del H3N2 desde el 2009. También existe circulación anual de virus de influenza B. Estos brotes varían en tamaño de año a año. Los síntomas de influenza son variables y van desde pacientes asintomáticos a enfermedad respiratoria grave y muerte. En los Estados Unidos por ejemplo las cifras de mortalidad anuales registrada entre 1976 y el 2006 variaron entre 3,000 hasta 49,000. Se calcula que durante la pandemia del 2009 en los Estados Unidos 59 millones de personas contrajeron la enfermedad, hubo 265,000 hospitalizaciones y aproximadamente 12,000 muertos. Por lo expuesto anteriormente, hay una variación muy importante entre el numero de casos “confirmados de enfermedad” (a través de pruebas especificas de diagnostico, y los casos reales (que solo pueden ser estimados). Así pues, durante la pandemia de Influenza del 2009, la Organización Mundial de la Salud reporto oficialmente 18,500 muertos por influenza entre los casos confirmados por medio de pruebas laboratorio, sin embargo un estudio reciente sugiere una mortalidad de entre 151,700 y 575,400 (17 veces mas de la cifra reportada). Igualmente la cifra de casos reales es siempre muchas veces mas alta que la cifra confirmada por cifras de laboratorio. Mi conclusión: 1. Influenza es siempre un asunto a tomar en serio 2. La influenza puede matar. Estamos tan acostumbrados a vivir con ella que creemos que no es así y nos sorprendemos cuando nos mencionan muertos por influenza. 3. Por lo general la tasa mortalidad especifica de la enfermedad es mas baja que lo que suponemos cuando oímos las noticias: la mayoría de los casos son de enfermedad leve. Aun así, ningún muerto es despreciable cuando es posible prevenir. 4. Siempre es mejor prevenir: aunque la efectividad de la vacunación es variable y no 100 % preventiva, la vacuna de la influenza es segura y de poco riesgo y a nivel poblacional ayuda a prevenir casos y potenciales muertes. No poner a disposición la vacuna (antes de que la epidemia empiece preferiblemente) o no hacer uso de ella (cuando se le tiene) no parece inteligente. 5. En condiciones usuales, y suponiendo que hay suficiente disponibilidad de vacuna, todos somos potenciales usuarios de la vacuna de influenza, pero cuando la vacunas disponibles son escasas debemos dar uso preferencial a pacientes en mayor riesgo. 6. En el medio de una epidemia, las actividades para disminuir la transmisión (evitar el contacto con personas enfermas, evitar contactar a otros cuando estamos enfermos, lavarnos la manos, cubrirnos la boca y nariz cuando tocemos o estornudamos, etc.) son extremadamente importantes (y todos podemos hacerlo). 7. Ocultar la existencia de un brote epidémico y no proveer a la población con información precisa de la situación o no dar la adecuadas instrucciones de cómo responder ante un evento epidémico infeccioso hace mucho mas difícil el controlar el brote. Ahora piense usted: Si usted sufre de síntomas de enfermedad compatible con influenza y aun así va a trabajar o manda a su niño enfermo al colegio: ¿ podría ser usted culpable de homicidio culposo? Solo por interés: pregunte cuantos de sus amigos médicos, enfermeras o por demás miembros del personal de salud que usted conoce se han vacunado. Y si usted no hubiera escuchado lo severo que es un actual brote de influenza como el que esta pasando ahorita en Venezuela: ¿se hubiera vacunado? El lo que se refiere a controlar la enfermedad y disminuir el numero de casos y muertos todos tenemos nuestra responsabilidad.

Influenza in Tropical Regions. PLoS Medicine | www.plosmedicine.org. April 2006 | Volume 3 | Issue 4 | e89

Estimated global mortality associated with the first 12 months of 2009 pandemic influenza A H1N1 virus circulation: a modelling study. The Lancet Infectious Diseases, Volume 12, Issue 9, Pages 687 – 695, September 2012

]]>

Share this post


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!