El Nuevo Visitante

Share this post

Los virus conocidos como coronavirus (COVs) pertenecen a la familia Coronaviridae. Son virus cuyo acido nucleico es compuesto de una sola molécula de ARN en orientación positiva que afectan y causan enfermedad en un numero importante de animales (pollos y otra aves de corral, perros, gatos, ratas, cochinos, etc.). De hecho, constituyen un importante grupo de virus de importancia veterinaria produciendo enfermedades respiratorias, gastrointestinales, del sistema nervioso central , renal y hepático. Este tipo de virus fue descubierto en los años sesenta y su nombre se debe a las proyecciones tipo coronas en la superficie del virus.

En los seres humanos se han identificado un numero reducido de coronavirus (229E, OC43) los cuales han sido implicados fundamentalmente como causantes de cuadros respiratorios del tracto superior (gripe común), ocasionalmente de enfermedad del sistema respiratorio inferior (neumonía) , y probablemente de enfermedad gastrointestinal.

Hace 10 años, sin embargo, la percepción de enfermedad benigna cambio cuando un nuevo coronavirus se dio a conocer. Surgió inesperadamente en Noviembre del 2002 en la Provincia de Guangdong, en China y es conocido como el virus del SARS (del ingles: Severe Acute Respiratory Syndrome). Para el final de la epidemia en Julio del 2003 se habían reportado 8098 casos probables en 29 países, dejando 774 muertos (9.6%). Aunque el virus resurgió brevemente a finales del 2003 y principios del 2004, no se han vuelto a registrar casos desde entonces. A pesar del breve curso de esa epidemia, el costo económico de la misma ha sido calculado en 30 mil millones de dólares. Los efectos económico adversos se sintieron con mas fuerza en Canadá, China, Hong Kong y Singapur. En Canadá por ejemplo, el crecimiento económico cayo en 1 % y el producto interno bruto cayo en 3200 millones de dólares.

Como para que no nos olvidemos de la importancia de las enfermedades infecciosas emergentes un nuevo coronavirus nos sorprende. Identificado por primera vez en Marzo del 2012 y con números que han ido en aumento en los últimos meses, esta vez el epicentro de los casos se encuentra en el Medio Oriente y particularmente en Arabia Saudita. Hasta la fecha de este escrito se han reportado 80 casos confirmados por pruebas de laboratorio con 44 muertos en 8 países: Arabia Saudita (65 de los casos y 38 de las muertes), Qatar, Jordán, Emiratos Árabes Unidos, Tunez, Francia, Italia y el Reino Unido. Este nuevo coronavirus ha sido bautizado como MERS-CoV (en ingles: Middle East Respiratory Syndrome Coronavirus). Como su nombre indica se presenta fundamentalmente con síntomas respiratorios severos. Todavía son pocas las cosas que se saben de este virus. Sin embargo, entendemos que tiene capacidad de transmitirse de persona a persona en estrecho contacto y de hecho se han reportado varios casos de infecciones en familiares cercanos a pacientes infectados y el personal de salud que atendió a pacientes enfermos. Esto no es de extrañar, ya que el virus de SARS se caracterizo frecuentemente por este tipo de infección en el personal de salud al punto que en Toronto, Canadá donde se reportaron 251 casos probables y 43 muertes, el 43 % de los casos fueron en trabajadores del área de salud (el 20 % cuando tomamos en cuenta todos los países afectados). Sin embargo el MERS-CoV parece ser menos transmisible que el virus de SARS. De ello, un elemento importante que hasta ahora ha diferenciado a ambos virus es la ausencia en el caso del MERS-CoV de pacientes altamente infectantes (los llamados “Super-Spreaders”;), capaces de infectar a muchas personas y que fue muy típico de la epidemia de SARS-CoV.

Una forma de medir la transmisibilidad ( y el potencial epidémico de un microorganismo ) es calculando el numero reproductivo (R) , el cual se define como el numero de trasmisiones efectivas (infecciones) producidas por un individuo infectado. Este numero seria máximo cuando la introducción del agente infeccioso ocurre en poblaciones sin inmunidad contra dicho agente infeccioso (es decir toda la población es susceptible) y este numero se conoce como R0 o numero reproductivo básico para dicho organismo. Es decir R0 es el numero promedio de nuevos casos de infecciones producidas al introducir un agente infeccioso en una población susceptible. Para que una epidemia se mantenga es necesario que cada infectado sea capas de infectar en promedio por lo menos a una persona más. Si es menos de una persona (en promedio) la infección tiende a extinguirse.

Matemáticamente, R0 se puede expresar: R0 = k . β . D

Donde k representa la tasa de contacto efectivo, β representa la eficacia de transmisión y D la duración de la enfermedad. Mientras mas alto sea k, β o D mayor será el numero de infectados nuevos (R0). Si R es mayor de 1 el numero de casos puede crecer exponencialmente y desarrollar potencial pandémico.En un estudio recientemente publicado, el R calculado para MERS-CoV fue de 0.69 , comparado con el R de SARS-CoV en su periodo pre-pandémico el cal se calculo en 0.80. Cuando SARS-CoV se extendió a varios países durante el 2003 se estimo que el valor de R estaba entre 2.2 y 3.7. En conclusión, luce que la capacidad del MERS-CoV de ser transmitido de persona a persona es muy limitada (por lo menos por ahora) lo cual hace que en estos momentos no tenga potencial de diseminación pandémica.

Siempre es bueno recordar, que todos los casos reportados se refieren a casos confirmados por pruebas de laboratorio. No sabemos si hay, y cuantos podrían ser, casos asintomáticos o poco sintomáticos que no han sido evaluados (nunca fueron al hospital o buscaron asistencia medica, o si la buscaron, fueron interpretados como portadores de otra enfermedad, etc.) lo cual podría producir sesgo en los cálculos anteriormente reportados (R puede ser mas alta, la taza de mortalidad mas baja).

El problema entonces, como suele ser con las enfermedades infecciosas emergentes, es lo que no sabemos y ello incluye:

a. No sabemos de donde viene (cual es el reservorio). La mayoría de los coronavirus tienen su reservorios en animales. En el caso del virus del SARS se considero que las civetas eran el reservorio pero estudios de análisis genético determino que el virus SARS-CoV no había estado circulando durante mucho tiempo en los mercados animales chinos, y actualmente se considera que murciélagos podrían realmente ser el reservorio natural de algún ancestro cercano de SARS-CoV antes de saltar especies. En el caso del MERS-CoV ha sido mas extraño porque algunos casos se han reportado en pacientes sin aparente exposición animal.

b. No sabemos cual es el modo preferencial de transmisión del virus (gotitas, aerosoles, contacto o combinación de ellos). En el caso de SARS-CoV se determino que si bien el modo preferencial de transmisión era el de gotitas respiratorias, la transmisión podía efectuarse también por medio de contacto y aerosoles. Al desconocer lo anterior, es difícil definir medidas de control epidemiológico. Sin embargo, en las actuales circunstancias tiene sentido mantener medidas similares de control de infecciones a las recomendadas para enfrentar SARS-CoV.

Por ahora nos queda mantenernos vigilantes. En esta época de viajes rápidos cualquiera medico en un centro de emergencia podría encontrarse con un caso y no esta de mas siempre obtener una buena historia epidemiológica del paciente: ¿de donde viene? ¿en donde ha estando?. Mientras tanto La Organización Mundial de la Salud ha decidido reunir un comité de emergencia para discutir la actual situación del MERS-CoV y determinar si constituye una emergencia de salud publica internacional. La peregrinación a la Meca (el hajj) es en octubre.

]]>

Share this post


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!