COVID-19 Distanciamiento social y remediacion

Share this post

La Organización Mundial de la Salud ha finalmente decretado el estado de pandemia (algo que no cambia en mucho la situación en que estamos) pero es interesante ver cómo diversos países han afrontado la crisis. Para aquellos a los que no les ha llegado ( o no la han detectado) quizás todavía existe oportunidad para contenerla pero para los otros ( incluyendo a los que vivimos en los Estados Unidos) luce que solos nos queda la opción de mitigar, pasando por lo que los ingleses ( siempres tan elegantes ellos) denominan “retrasar” o “delay”. Y, nuevamente para algunos, las perspectivas asustan, sobre todo cuando las medidas a tomar se hacen pensando más en los resultados económicos y menos en los resultados de salud pública y epidemiológicos como pareciera es el caso de los Estados Unidos. 

Como mencione, luce claro con los números y situación actual que la opción de contener ya no es una posibilidad. Nos queda mitigar. Qué implica ello: tratar por todos los medios de disminuir el impacto social y médico de lo que enfrentamos. No solo de disminuir la mortalidad relativa a la enfermedad misma sino la relacionada, con la posibilidad muy certera, a la imposibilidad de proveer adecuados servicios de salud simplemente porque la demanda sobrepasa con creces la oferta posible (para referirnos a ella con términos más económicos como le gustaría al Presidente Trump). 

Porque la realidad es que como lo demuestra la siguiente gráfica el curso de la epidemia de varios países es impresionantemente similar y sigue un curso casi al calco al de países ampliamente afectados como China, Corea e Italia. Para tomar el caso de los Estados Unidos sencillamente avanzamos el mismo curso con una diferencia de dos semanas. Y recordemos que en la enfermedad severa y mortalidad son eventos relativamente tardíos en esta infección (a los 7-9 dias en adelante)  así que lo que veamos en dos semanas se está gestando actualmente. 

Antes hemos hablado del número reproductivo básico: el número promedio de infecciones que es capaz de producir una persona infectada. En el caso de SARS-CoV-2 este número está alrededor de 2 o 3 personas por infectado. Los modelos matemáticos indican que mientras este número reproductivo esté por encima de 1 la epidemia crecerá y por la naturaleza de la epidemia el crecimiento al principio suele ser exponencial. Pero si lo logramos llevar a menos de 1 (menos de una persona infectada a partir de un infectado. Recordemos que nos referimos a promedios) la epidemia se extinguiria. Así que esa es la meta.  Ahora ¿cómo lo logramos? Si apreciamos los elementos de los que este número depende podríamos entender mejor cómo lograrlo.

 

Número reproductivo básico (R0):  Duración de la infectividad x Oportunidad de infeccion x Exito de Transmision x Susceptibilidad (DOTS)

 

La susceptibilidad es universal. Todos somos susceptibles actualmente (excepto aquellos que ya sufrieron la enfermedad) y como no poseemos vacuna este elemento no puede ser modificado actualmente. Igualmente podemos decir que la duración de la infectividad no puede ser modificada debido a que no tenemos tratamiento efectivo que disminuya el tiempo de enfermedad y transmisión. Pero lo que sí podemos modificar es la oportunidad de infección y el éxito de transmisión.  La oportunidad de infección es el número promedio de oportunidades que un individuo puede tener para infectar a otros y el éxito de transmisión es el número promedio de que una oportunidad de infección se concrete en infección. El primero puede ser reducido con disminuir el número de contacto físico con otros individuos, es decir, distanciamiento social. El segundo con el lavado de manos, no darnos la mano o besos al saludar, uso de equipos de protección personal en el caso de  trabajadores del área de la salud, cubrirnos la nariz y boca la estornudar o toser, desinfectar las superficies y objetos de uso frecuente. 

 

Para efectos de la mitigación necesaria la clave entonces en reducir esos dos factores. Sabemos que el virus necesita para su transmisión de cercanía espacial entre la persona infectada y la susceptible. Hablamos de forma práctica de unos seis pies o 2-3 metros entre individuos. Hablamos de evitar el contacto con las manos contaminada por el virus (la de nosotros y las de ellos), y con las superficies contaminadas con virus activo (limpieza de objetos y estructuras de frecuente uso y evitar contacto directo con objetos que puedan estar contaminados como pasamanos, manijas de puertas, etc). Hablamos de evitar sitios con aglomeración de individuos, hablamos de trabajar desde el hogar cuando es posible, hablamos de no asistir al trabajo enfermos, de la suspensión de actividades de clase a nivel escolar, secundario y universitario  y un amplio número de etcéteras en los que dependemos de todos para lograrlo. 

 

Por estos medios podremos alcanzar el objetivo de lo que los epidemiólogos señalamos como “aplanar la curva” , es decir lograr  que el pico de la curva epidémica no sea muy alto y en un corto periodo de tiempo y por consiguiente de esa forma no sobrecargar o superar los servicios de salud disponibles toda vez que esa sobrecarga implicaría posiblemente tratamiento médico subóptimo.  

Data de diversa epidemias así como la preliminar de esta epidemia en otros países sugiere que dichas medidas de distanciamiento social son en realidad efectivas. De otra manera las expectativas serían las de sufrir como lamentablemente lo están haciendo paises como China o Italia.  

 

Es una meta que depende de todos. Aqui les dejo una lista de cosas que podemos hacer como individuos.

 

  1. Lavarse las manos frecuentemente.
  2. Cubrirse la boca y nariz al estornudar o toser y lavarse las manos 
  3. Evitar tocarse la cara 
  4. Limpiar la zona de trabajo y las superficies y objetos de uso frecuente. El virus no es resistentes a los desinfectantes comunes. 
  5. Mantener las distancias: esto se transmite por contacto cercano -2-3 metros 
  6. Evitar saludos que impliquen contacto directo (apretones de manos, besos, etc.). 
  7. No ir a trabajar o enviar su niño a la escuela si se encuentra con fiebre o con cuadro respiratorios, no importa que tan leve. Cualquier cuadro respiratorio en países donde se ha reportado la presencia de SARS-Cov-2 uno debe asumir que puede ser COVID-19 por lo tanto actuar en consonancia. 
  8. Evitar asistir a sitios donde no puede mantener la distancia con otras personas – Es lo que llamamos distanciamiento social y ello implica visitas a congresos, juegos deportivos, cines, parrandas, fiestas, eventos religiosos en donde no puede mantener las distancia – 6 pies / dos metros, etc. 

  1. Evitar realizar reuniones de trabajo de grandes grupos. 
  2. El que pueda trabajar desde la casa (y las organizaciones que puedan organizar el trabajo desde la casa) hacerlo . 
  3. Si tiene un cuadro respiratorio o febril, llamar a su médico antes de moverse hacia una emergencia o el consultorio de forma de recibir instrucciones (no todo el que tenga COVID-19 tendrá la posibilidad de hacerse prueba- es lo que vemos en USA por lo menos y para efectos prácticos, si su enfermedad es leve, no se hará nada diferente con respecto a ella más que descanso, hidratación, buena alimentación y tratamiento sintomático. Esto busca evitar contagio desde aquellos que tienen infecciones o hacia los que no la tienen y descongestionar las emergencias para necesidades reales. La mayoría de los pacientes no necesitan de cuidados médicos especiales excepto lo que haría con una cuadro respiratorio común. 
  4. Evitar los viajes y salidas no necesarios (avión, tren, metro, autobús, carrito por puesto, etc). 
  5. Las mascarillas de uso rutinario en individuos sanos no ayudan y no se ha demostrado que previenen infección. Las necesita el personal de salud para no contagiarse y se coloca a los pacientes con infecciones para evitar que infecten a otros. Sea solidario y no las acapare, si ese personal de salud se enferma no podrá entenderlo a usted. 
  6. Si tiene un familiar enfermo en casa, extreme el distanciamiento social en lo posible (por ejemplo si debe ser atendido tratar de designar una persona que lo cuide para evitar el contagio de varios miembros de familia, si tiene mascarilla colocarla en el paciente para evitar que se contagie, evitar compartir utensilios, lavarse las manos frecuentemente. Trate de identificar un área donde el pacientes enfermo pueda permanecer (la infección entre la familia no es necesariamente absoluta y puede ser evitable. Según el reporte de la OMS la tasa de ataque secundario en el hogar es entre 3-10 %. Otros lo han colocado en 30 %). Obviamente si una persona que puede valerse por sí mismo está enfermo y puede o tiene la capacidad de aislarse, hacerlo. 
  7. Dar prioridad para todo a pacientes de edad más avanzada o con enfermedad médicas subyacentes- como diabetes, enfermedad pulmonar o cardiovascular crónica, inmunosuprimidos, etc. 
  8. Asegúrese que cuente con suficiente reserva de sus medicamentos de rutina
  9. Asegúrese una reserva razonable de alimentos de larga duración o no perecederos
  10. No creer todo lo que sale en internet o redes sociales 
  11. identifique sus fuentes confiables de información y sigalas para instrucciones y recomendaciones y no caiga en recomendaciones que no tiene base científica. 
  12. Sea solidario, gentil y responsable. El éxito solo se puede lograr si todos colaboramos. Esto no es una acción que pueden ejercer  los gobiernos por sí solos.

 

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!