Mascarilla quirúrgica y COVID19

Share this post

 

Con la actual epidemia de COVID19 se ha intensificado el uso de la mascarilla quirúrgica o tapaboca en la comunidad como método preventivo. No se ha demostrado que el uso de esta mascarilla de esta manera disminuya el riesgo de infecciones. La mascarilla fue inicialmente diseñada para prevenir la contaminación del campo quirúrgico por el cirujano. En los servicios de salud se puede utilizar por periodos breves y de forma desechable para evitar la infección del personal de salud por pacientes enfermos que puedan transmitir enfermedades por medio de gotitas de secreciones liberadas durante la tos o estornudos del paciente. Alternativamente puede ser aplicado a pacientes infectados para evitar contaminar a otros. Uno de los problemas con su uso rutinario en personas sanas es que con frecuencia da una falsa sensación de seguridad pero mientras se usa con frecuencia la persona lleva sus manos a la cara con el potencial de inocularse agentes infecciosos  y contaminar las manos al entrar en contacto la mascarilla misma.  Evite el uso indiscriminado de mascarillas (su personal de salud se lo va a agradecer, ya se empieza a observar en algunos lugares una dificultad en conseguir las mismas) y lávese las manos frecuentemente.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresa tu correo electrónico para recibir las más recientes noticias.


Respetamos tu privacidad.

Subscribe!